Análisis

Aborto, eufemismo y evasión moral

Albert BBT
28 May 2022
Aborto, eufemismo y evasión moral


“¡Felicitaciones, Sra. Smith! El aborto fue un éxito. ¡Aquí está tu nueva niña!”.

“¡Gracias, doctora! No quería matarla. . . Simplemente ya no quería estar embarazada. ¡Gracias por hacer que eso suceda!” 

Dijo ninguna paciente de maternidad jamás.

¿Hay alguien que crea que la muerte del niño por nacer es simplemente un no intencionado “efecto secundario” de un aborto provocado del cual el provocador, la madre, no es culpable?

¿No es esa muerte la consecuencia primaria e intencionada del “procedimiento”?

La jerga sobre el aborto siempre ha estado plagada de eufemismos, como “procedimiento”, como si acabar con una vida estuviera al nivel de una amigdalectomía.

Cierto reconocimiento de la realidad se refleja cuando el “procedimiento” se fusiona con su efecto fatal, es decir, un ser humano muerto. Ahora uno oye hablar regularmente de “bebés abortados”.

Lo que está sujeto a un posible aborto (militar, aeronáutico o clínico), por supuesto, es un proceso. Cada vez que la NASA aborta un lanzamiento programado, se detiene lo que estaba sucediendo. El misil no se destruye.

Un aborto provocado — otro eufemismo — resulta en la “terminación de un embarazo”. Eso es cierto hasta donde llega, ya que el embarazo es un proceso de meses, proceso cuyo término natural es el parto.

Pero nadie llama a un trabajo de parto inducido un “aborto”, a pesar de que termina un embarazo tan seguramente como un aborto espontáneo o la Mifepristona.

La mujer que se procura un aborto, sea quirúrgico o químico, no quiere “terminar su embarazo” tanto como quiere que muera lo que vive en ella desde la concepción. El mordisco irónico del diálogo ficticio de apertura depende de reconocer esa intención primaria homicida.

De nuevo, para ella ya no basta con no estar embarazada, es decir, con “recuperar su autonomía corporal”. No, la heteronomía — en la forma extrema de destrucción del cuerpo del otro — es la meta. (Y si el ADN distintivo de este último no es un criterio suficiente de alteridad física, nada lo es).

Nada de lo anterior pretende implicar que llevar a término un embarazo no deseado es fácil, o que una persona que lo sufre no merece compasión ni asistencia (material, psicológica y espiritual) de personas listas, dispuestas y capaces de hacer por el bebé lo que ella no puede hacer, si tan solo les hiciera saber.

Solo tiene la intención de recordar a aquellos en su situación (y a sus seres queridos) que no todas las posibles soluciones a un problema son moralmente permisibles. 

Ser “pro-elección” (otro eufemismo) no tiene sentido, o al menos es engañoso, si implica que cualquier cosa que se adapte a la fantasía de uno cae dentro del rango de elección moralmente permisible. Ese rango no incluye la toma intencional de vidas humanas inocentes.

Por supuesto, aquellos que descuartizan bebés en efigies, como lo hizo una persona trastornada en los escalones de una iglesia el otro día, intentan intimidar a los jueces para influir en sus deliberaciones y conclusiones, o incendiar oficinas pro-vida no son susceptibles de intentos de persuasión racional.

Y cuentan con el apoyo de millones que, a sabiendas, votan por políticos que no respetarán la ley.

Para combatir el mal, el razonamiento es necesario, pero no suficiente. El ordenamiento jurídico debe suplir la deficiencia del “mero argumento”. Pero, ¿Cuál es nuestro recurso si los encargados de mantener esa orden no lo hacen?

Artículo original “Abortion, euphemism, and moral evasion” escrito por Anthony G. Flood

Tags:
Aborto

Artículos Recientes

...loading